lunes, 8 de febrero de 2010

CULINARIA DULCE EN GUAYANA



Cuando nos encontramos con un territorio que entendemos, reconocemos, y logramos determinar espacialmente con límites casi precisos, así como también entendemos lo que está fuera de él y cómo lo afecta; diremos tal vez, que tenemos clasificada una región. Las regiones se identifican por tener características comunes que la hacen homogénea dentro de ciertos renglones que incluyen entre otros, el clima, la gastronomía, costumbres, valores, suelo, agricultura. Dentro del territorio venezolano existe la región de Guayana; una zona determinada principalmente por una selva densa y húmeda, característica que ha mermado su capacidad para establecer intercambio cultural en el tiempo, producto de su dificultosa accesibilidad y lejanía del Mar Caribe. La gastronomía de esta región que hoy conocemos, se formó con la imposición de la cultura colonizadora y la influencia africana de los esclavos. Si bien está considerada la cultura indígena como parte de esta fusión, cabría preguntarse qué tan alto fue el aporte, donde gran parte de los aborígenes fueron exterminados. Más bien la tendencia es a pensar que muchos de los platos y postres que conocemos en la actualidad, son producto de recetas tradicionales europeas, adaptadas a los ingredientes locales. La cultura de esta zona se ha caracterizado por tener implícito en todas sus confecciones un carácter transitorio. Desde la arquitectura hasta sus herramientas y artefactos tienen poca duración. Esta misma característica se distingue en la elaboración de postres poco complejos y de fácil realización. El desarrollo en Guayana de la cultura del dulce, tiene un uso particularmente excesivo de papelón y azúcar de caña, aprovechando con intensidad las frutas de la zona como la guayaba o la lechosa. Dentro de los postres más conocidos se destaca el dulce de lechosa, la jalea de mango verde, confitura y jugo de túpiro, la conserva de coco quemada o torta de plátano; donde también se hace uso de la harina de trigo, siendo un ingrediente poco común en esta región. Los productos como la yuca y el maíz que tradicionalmente en muchas de las zonas a nivel nacional conforman la cocina salada venezolana, en Guayana tienen un uso para bebidas dulces como la chicha de maíz, la que se identifica por no ser fermentada, o la yuca que sirve de base para jugos. Las bebidas de corte azucarado, particularizan más aún la región. Se confeccionan los caratos, refrescos densos y fermentados, que contienen algún tipo de cereal mezclado con azúcar o papelón y jugo de piña, moriche o guanábana y jugo de seje. Quizás la bebida más emblemática de la región la constituye el ponche guayanés, que contiene leche de burra, huevos, caña blanca y azúcar. Los dulces tipo turrón, que tienen una influencia árabe o europea, se elaboran bien sea con merey o moriche. Es en este dulce donde puede verse claramente la fusión de técnica y producto local. El merey tiene también un uso dentro de los mazapanes donde se sustituye la tradicional almendra por este fruto seco. La arepa ocupa un lugar dentro de la dulcería guayanesa en la “arepa de coroba”, preparada con un almíbar del fruto de coroba. Al igual que dentro de muchas regiones del país, el chocolate se conoció tradicionalmente como chocolate de bola, éste era comercializado con forma esférica antes de aparecer las conocidas tabletas. Conocer la gastronomía de cada región conlleva a entender los rasgos culturales que caracterizan a cada individuo dentro de un contexto local, de esta forma empezamos a formar una estructura sólida a nivel nacional.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy hermosa nota, la explicación del concepto de lo gastronómico en contexto con lo geográfico, histórico y cultural es muy acertado.

Gracias